• Lucio Gutierrez

Adicto a los Videojuegos: una historia

Actualizado: 21 de ago de 2019

Un poco más de veinte años atrás, cuando estaba en pregrado, tenía un compañero de licenciatura, llamémoslo PM, que era dado al videojugar. A videojugar bastante. Un día, al irme el campus, dejé a PM cerca de las 16:00 hrs. en las salas de ingeniería de la universidad (las únicas, en ese entonces, con conexión a Internet 24/7). Me dijo que se quedaría "un rato más", jugando. Volví al otro día, casi a las 09:00 AM: PM había pasado toda la noche allí.


Todo lo que había entonces era una pantalla con texto conectada con otros jugadores, pero era suficiente para mover sendas pasiones

En esa época los computadores eran una terminales negro con letras verdes o naranjas, y los "juegos" eran textos que intercambiaban online muchos jugadores. No había escenarios hiper-realistas, animaciones 3D, sonido envolvente, realidad aumentada, ni nada parecido. Aún así, el caso de mi amigo no era infrecuente entre los estudiantes de ingeniería. Todos conocían el caso de "uno por ahí" que había reprobado el semestre por pasársela en los videojuegos. Era un tema de nerds, de geeks, de individuos especiales.


PM continuó usando las terminales con bastante frecuencia. Me sorprendía cómo me hablaba de los "lugares" que visitaba en sus juegos, ciudadelas y pueblos. De las personas (reales) que conocía durante el juego y sus "personajes" virtuales (un guerrero, un bardo, cosas de literatura fantástica medioeval por el estilo). Recuerdo cómo él gozaba con los logros que iba obteniendo, con el desarrollo y fortalecimiento de su personaje tras cada partida de juego, con los mundos en los que parecía habitar tras la consola.


Todo eso en pantallas negras y letras naranjas. Era muy sorprendente.


Al mismo tiempo, me embargaba cierta sensación de tristeza y vacío al escucharlo. Parecía que mucho mundo fantaseado pasaba en esa esfera de su vida, y al mismo tiempo muy poco mundo transcurría, en la esfera donde yo estaba. Eso, al menos, me parecía.


Junto a otro amigo del grupo intentamos "acompañar" a PM y me metí en el juego. Duré poco, me resultaba tedioso y sumamente trabajoso seguirle la pista. Mi sensación era de infertilidad, de ocupar el tiempo en algo que no me brindaba mayor satisfacción ni contribuía a mi modo de ser. Al par de semanas lo dejé sin mucho avance. PM, por otra parte, avanzaba y avanzaba y seguía contándome de sus logros. Era como si, de algún modo, estuviésemos jugando juegos distintos. El de él era un mundo épico lleno de aventuras, adrenalina y gloria. Mi juego, una aventura gráfica de letras naranjas en un fondo negro mientras comía un sandwich de "ave pimiento" (que vendían por ahí y yo encontraba el mejor del campus).


Mi amigo PM reprobó varias materias de su licenciatura ese año. Más adelante ingresó a psicoterapia y encontró una relación de pareja que creo le ayudó mucho. Logró también avanzar en sus materias, encontró nuevos grupos donde pertenecer y ser valorado, pero el videojugar en exceso fue un lío importante durante mucho tiempo. Diría que allí quedó en mí una pregunta que hasta el día de hoy sigue rondando: ¿qué encuentran los jugadores en el espacio virtual que lo hace tan increíblemente placentero y hasta, digámoslo, "adictivo"?


En ese momento, entre adolescencias, supongo que alcancé a ver que PM tenía una dificultad más allá de los videojuegos. Hoy en retrospectiva no tengo duda que mi amigo estaba deprimido y que, en la medida que pudo tratar esos aspectos de su personalidad que alimentaban esa respuesta depresiva en él, el uso problemático de los videojuegos disminuyó. El amor hizo su buena parte, también.


Si hoy fuese evaluado profesionalmente, probablemente PM recibiría un diagnóstico de trastorno por videojuegos.


Continúa aquí

Dirección

Alonso de Córdova 5870 of. 1204-1205

Las Condes, Santiago

CHILE

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram